martes, julio 15, 2008

No somos iguales somos equivalentes



Aquel que dijo que todos las personas éramos iguales, estaba mintiendo, aquel que alguna manera consigo poner algo de ropa y unos sueños en una maleta y emprendió un camino hacia un lugar que no conocía y vivió en una cultura diferente se dio cuenta que éramos equivalentes.

Todos los hombres somos iguales, eso no es verdad ante mis ojos, físicamente somos distintos, tenemos color de piel distintos, tenemos color de ojos distintos, tenemos estaturas y cabellos distintos, aun con los gemelos idénticos que comparten el mismo ADN su familia y las personas que los conocen los pueden diferenciar y notar que son distintos.

Por dentro también somos distintos, pensamos de maneras diferentes, hay quienes como yo les gusta pensar de mas, hay quienes son prácticos y no piensan, y también los que no saben en qué pensar porque simplemente no se les ocurre ninguna idea

Nos enamoramos de personas diferentes, cada uno tiene su comida favorita, su canción favorita y aun así, esas cosas pueden cambiar y no ser iguales para siempre. Cada tiene cosas que nos hacen únicos para bien o para mal, y gracias a dios en eso radica lo grandioso del ser humano y sus civilizaciones.

Equivalencia, según la manera en que la entiendo es una forma de decir que dos cosas que son diferente pueden ser comparas de la misma manera, mi profesor de química del colegio nos dijo alguna vez cuando uno está estudiando las conversiones en química, UN KILO EQUIVALE LITRO. Y uno piensa a ver tengo un litro de leche que equivale a un kilo de papas, nadie dijo que tenían que ser iguales o comportase igual, solo que eran equivalentes.

Aunque entender esto con este ejemplo es un poco complejo, la idea es analizarlo un rato.

En un espacio pequeño de cristiano viana 225 se juntaron por las casualidades de la vida, una árabe, una canadiense, una brasilera, una peruana, un colombiano, un francés, y pasaron de vez en cuando un tunecino, un indio, un italiano y quien sabe que otro representante de otra cultura, cada uno tiene su propia familia, sus recuerdos de la infancia, amores, traumas, inseguridades, sueños, cosas que les gusta comer y hacer.

Las mamas y los papas se preocupan por sus hijos, no importa si seas de aquí o de allá, al final el amor, y las ganas de que todos les salgan bien son las mismas.

Los hijos independiente de la edad y de donde hayan nacido algunas veces no somos capaces de entender a los padres, y de comunicarnos con ellos, sin embargo sabemos que buscan lo mejor para nosotros y eso hace de que alguna manera las conversaciones se lleven bien en los momentos de crisis.

Que hace que un litro de leche sea equivalente a un kilo de papas, no lo sé necesitaría mi libro de química para revisar el concepto, gracias ese libro está en Colombia y de momento yo no.

Que hacen que las personas sean equivalentes, no lo puedo definir en un concepto aun, pero si se que todos tenemos frio cuando baja la temperatura, que todos tenemos hambre después de mucho rato de no comer, que todos lloramos cuando las cosas nos salen mal, o cuando simplemente el proceso de crecer nos atropella, nos hace equivalente cuando miramos nuestras familias y nos damos cuenta que nuestros padres son muy perecidos en sus comportamientos cada cual a su manera.

No hace equivalentes cuando entendemos que todos tenemos la oportunidad de ver la misma cosa de manera diferentes y respetar la opinión del otro, nos hace equivalente cuando vemos lo diferentes que somos y nos sentimos agradecidos por la oportunidad que la vida nos dios de conocerlos.

Nos hace equivalentes que al final de cuentas todos estamos creciendo y buscando lo que nos hace feliz, aunque esa felicidad a cada uno llegue de maneras diferentes.

Todos merecemos las mismas oportunidades porque somos equivalentes, no por ser iguales, otra cosas es cuales de esas queremos tomar y como las queremos vivir.

Todos tenemos la capacidad de abrir los ojos, del color que sean cuando los abras es otro cuento.

Leia Mais…